El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Marbella deja fuera del proceso de normalización de edificaciones ilegales 752 viviendas, la mitad de ellas ocupadas, y dos hoteles, según anunció ayer la consejera andaluza de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez. Señaló que el plan cree incompatibles estas edificaciones porque están situadas en áreas estratégicas, ocupan parte del litoral o zonas de "fuertes" carencias.