El magistrado, que archivó la causa el pasado 23 de marzo a petición del fiscal, ha decidido reabrirla al tener conocimiento de la existencia de una grabación de la manifestación en la que supuestamente se produjo este acto de homenaje, y en la que Otegi pronunció un discurso que el juez estima que podría ser constitutivo de un delito de enaltecimiento del terrorismo.

En el auto, Grande-Marlaska pide a la Guardia Civil y a la Policía que en el plazo de diez días presenten informes acerca de si en la fecha de los hechos, el 20 de septiembre de 2003, los imputados en la causa formaban parte de la Mesa Nacional de Batasuna o si han pertenecido o pertenecen a ese organismo "en otros momentos históricos".