Según informaron fuentes jurídicas, el magistrado decretó además prisión eludible bajo fianza de 3.000 euros para otros cuatro detenidos y dejó en libertad a otros dos.

Garzón acusa a los imputados en esta causa de reclutar "muyahidines" para enviarlos a Irak y de proporcionar financiación económica para una red terrorista en fase aún embrionaria.

Los seis acusados para los que el titular del Juzgado de Instrucción número Cinco de la Audiencia Nacional ha decretado prisión provisional incondicional son Abdelaziz Houari, Najib Sohail, Mostafa Aztout, Abdelkrim Cheddadi y los hermanos Abdeslam Serroukh y Noureddine Serroukh, presidente y vicepresidente, respectivamente, de la Comunidad Islamista de Aranjuez (Madrid).

Prisión provisional eludible bajo fianza de 3.000 euros ha decidido para Brahim Benaouida, Bilal Amtout, Hicham Haqiq y Zouhir Zhiri.

Por último, ha dejado en libertad provisional con la obligación de comparecer semanalmente ante las autoridades judiciales a Abderrachid al Mouhtari y a Taufik Cheddadi, este último imán de Santa Coloma de Gramenet y Badalona y presidente de la Asociación "Amic", quien ya fue arrestado y liberado en 2005.

Los acusados terminaron esta madrugada de prestar declaración ante el juez, después de que empezaran a ser interrogados el miércoles, en una comparecencia en la que el Ministerio fiscal, que ejerció Dolores Delgado, solicitó las mismas medidas mencionadas y la defensa de los imputados la libertad provisional.

De acuerdo con el auto, el juez considera que los hechos que se les imputa podrían ser constitutivos de un delito de integración en organización terrorista, la cual "ha cumplido parte de sus fines", que eran captar a personas, quienes "debidamente adoctrinadas", según pone relieve, "han conseguido reclutar, enviar y financiar los envíos o intentos de los mismos de personas con destino a Irak para incorporarse a Al Qaeda".

Afirma que lo que se investiga en esta causa "es el último eslabón" de la red de captación y la "más embrionaria", y de ella serían responsables "en grado de máxima implicación" Houari y Aztout.

En un escalafón inferior el magistrado sitúa a Sohail y Cheddadi, después, en un grado menor y formando grupo con los dos anteriores, estarían Benaouda, Antout, Haqi y Al Mouhtari; y, por último, Zhiri dependería de Najib, mientras que Cheddadi habría prestado cobertura logística.

En un principio, fueron detenidas 16 personas en esta operación que ordenó Garzón y que se desarrolló el martes en varias localidades de Cataluña (Barcelona, Badalona, Santa Coloma de Gramanet, Mataró e Igualada), Málaga y Aranjuez (Madrid), pero cuatro fueron puestos en libertad con cargos al día siguiente, el 30 de mayo.

Ese día fueron interrogados tres de los detenidos y los otros nueve, arrestados en Cataluña, estuvieron declarando ayer y hasta las 3.00 horas de esta mañana.

En la treintena de registros que se practicaron se halló, entre otro material, documentos en árabe sobre el Congreso Islámico del Sur, oraciones en árabe en la pared, números de teléfono de Arabia Saudí, documentos sobre la Yihad en general y recibos de envíos de dinero a Marruecos y Turquía.

La policía también encontró cintas de vídeo en las que aparecen imágenes de conflictos armados relacionados con musulmanes y discursos relacionados con Al Qaeda y otras organizaciones terroristas islámicas, así como con la guerra en Chechenia.

También había un texto manuscrito en árabe firmado por Noureddine Serroukh, vicepresidente de la Comunidad Islamista de Aranjuez, en el que hace "una evocación del martirio" y expresa su "anhelo" de cometer acciones terroristas "con el fin de recuperar el territorio ocupado a los musulmanes".