Una encuesta encargada por la Generalitat y presentada ayer por el consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, asegura que el 75% de los consultados considera que el nuevo Estatut supondrá una mejora para la vida de los catalanes.

El 71,4% de los encuestados afirma que Cataluña necesita un nuevo Estatut, si bien hay un 16% que responde negativamente a esta cuestión.

Respecto a los niveles de satisfacción, un 46,9% se muestra mucho o bastante satisfecho, mientras que el 22,4% está poco o nada satisfecho con el texto estatutario pactado en el Parlamento de Cataluña.

El 46,3% de las mil personas encuestadas aseguran que los contenidos del nuevo texto estatutario son los adecuados y un 70,4% afirma que supone un avance muy importante sobre el Estatut de 1979.

Menos apoyo encuentran algunas propuestas concretas, y así sólo el 53% asegura que la nueva propuesta de financiación autonómica es buena o muy buena, mientras que casi un 20% la califica de regular.

En cambio, un 83% de las personas que respondieron a la encuesta manifestaron que Cataluña es mucho o bastante solidaria desde el punto de vista económico con el resto de España.

Otro de los puntos polémicos, si Cataluña es una nación, ha recibido el apoyo del 60,4% de los consultados, mientras que el 31,5% considera que no es una nación, un resultado más frecuente en función de si aumenta la edad de las personas que han respondido al estudio.

Para Joan Saura, "esta encuesta muestra que existe un amplio apoyo social al nuevo Estatut y que cuando se asevera que Cataluña no quiere un nuevo Estatut se está diciendo una mentira".

En este trabajo del Instituto Opina, el 41,2% de los encuestados asegura que la política les interesa bastante o mucho, si bien el 43,3% reconoce que está muy poco o nada interesado en este aspecto de la actualidad.