El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que los nuevos datos aportados por un testigo sobre la crisis de la Asamblea de Madrid ocurrida en julio de 2003 refuerzan la tesis de que los diputados tránsfugas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez "no se fueron gratis".

Rubalcaba hizo estas declaraciones tras presentar las enmiendas del PSOE al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2006 al ser preguntado por las informaciones en las que el agente contratado para proteger a los diputados Tamayo y Sáez insinuaba que en la trama estaba implicado un alto cargo del PP.

El portavoz socialista añadió que "nos gustaría que la Justicia investigara hasta el final".

El agente contratado para proteger la seguridad de Tamayo y Sáez desveló ante el juez que el ex gerente de la Universidad Complutense, Dionisio Ramos, hombre de confianza del ex consejero del PP Gustavo Villapalos podría estar relacionado con la trama vinculada a los dos diputados socialistas en julio de 2003.