El ex president de la Generalitat Jordi Pujol pidió ayer ´seny´ a PP, PSOE y a las fuerzas políticas catalanas para no llevar el debate del Estatut a "puntos de una tensión peligrosa", y ha llamado a la población de Cataluña a "no asustarse" ante las reacciones "hostiles" en España.

En declaraciones antes de asistir a un acto de la Cámara de Comercio Italiana, Pujol dijo que, de cara al debate de toma en consideración del Estatut en el Congreso el próximo día 2, espera que todos "tendrán suficiente seny".

En este sentido, Pujol pidió al PP que "no lleve la oposición hasta puntos de una tensión peligrosa", y al PSOE, que cumpla el compromiso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de aprobar el texto propuesto por el Parlament.

Pero también solicitó "seny" a los partidos catalanes encargados de defender el Estatut en Madrid y que, a su juicio, deben evitar a toda costa que "nos dividan".

Pujol aseguró no estar sorprendido por las reacciones hostiles de una parte de la sociedad española y recordó que ya en el siglo XVI desde España "se hacían planteamientos iguales que ahora" sobre Cataluña.

Por ejemplo, el ex president de la Generalitat recordó que el poeta barroco Francisco de Quevedo, si volviera a vivir hoy, sería otro "tertuliano, y no de los moderados", como los que opinan sobre Cataluña desde determinadas emisoras de radio españolas.