La legislación de cada autonomía podrá indicar de forma "homogénea para todas las universidades de su territorio" si el rector es elegido por la comunidad universitaria por voto ponderado o por el claustro, según el anteproyecto de modificación de la Ley Orgánica de Universidades (LOU).

En caso de que las CCAA no fijen el modo de elección, los estatutos de cada universidad optarán por uno u otro, según precisó el secretario de Estado de Universidades e Investigación, Salvador Ordóñez. Mientras las Universidades o las CCAA no decidan el procedimiento, se aplicará la elección por sufragio de la comunidad universitaria, según el sistema vigente.

El ministerio calcula que el borrador, presentado ayer por la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, sea debatida por la comunidad universitaria y la sociedad durante dos meses, de tal forma que el proyecto pueda llegar a las Cortes al inicio de la primavera.

En conferencia de prensa, Ordóñez indicó que la reforma que propone el Gobierno quiere evitar que se abra una nueva etapa constituyente, de reforma de estatutos de las universidades, que puede ser "muy perjudicial y estéril" en el momento actual, sino que se trata de favorecer la autonomía y flexibilidad organizativa de las universidades.

Apuntó, no obstante, que hay que buscar una legislación integral de universidades "mucho más flexible" y hacer una "nueva ley".

Según propone el Gobierno, la selección del profesorado será por un sistema de acreditación, que sustituiría al vigente de habilitación, sin límite previo de número de acreditaciones, que valore la capacidad, mérito y competencia, por lo que se requerirá la publicación previa de los criterios y exigencias claramente definidas para la acreditación.

En cuanto a la adscripción de plaza concreta, pude haber dos modelos, uno en que cada universidad fije los criterios propios o bien un sorteo, y ambos pueden ser "incluso compatibles".

Entre otras novedades, el Ministerio de Educación y Ciencia pondrá en marcha un programa de financiación de plazas de movilidad del profesorado entre las universidades españolas. Asimismo, se incluye una sección dedicada al deporte universitario, y se introducen aspectos relacionados con la violencia de género, víctimas del terrorismo e igualdad de sexos.