El PSOE y la dirección de Radio Televisión Española mostraron ayer sus discrepancias en torno a eventuales reformas del modelo de financiación del ente público.

La polémica surgió tras el anuncio del Partido Socialista de la presentación de sendas enmiendas "con carácter general" a la ley de TV y a la ley de presupuestos para una "posible reducción de la publicidad" de TVE, lo que rechazó la directora de RTVE, Carmen Caffarel: "las privadas ya no tienen pudor en pedir la totalidad de la tarta publicitaria", protestó.

Tras una comparecencia de Caffarel en la Comisión de Control Parlamentario de RTVE, el diputado socialista, Oscar López, indicó que sería un error "identificar automáticamente la posible reducción de publicidad en algunos sectores o en algunos tramos de programación con menos ingresos" para la televisión pública.

Según el portavoz socialista en esta Comisión del Congreso, la iniciativa está "en coherencia con el programa electoral" del PSOE, y expresó su convicción en que el Gobierno presentará otra enmienda a la ley del sector audiovisual, orientada al mismo objetivo.

"Las tres enmiendas contemplarán el carácter general de la posibilidad de reducir adicionalmente la publicidad en la televisión pública", añadió el diputado, en cuya opinión el PP "en el pasado tiró por el suelo los precios de publicidad de TVE, la inundó de anuncios y ello no supuso más ingresos".

Por su parte, la directora general de RTVE expresó su desacuerdo en ampliar "las restricciones publicitarias si ello supone trasladar al ciudadano más costes y restringir el servicio público para aumentar los beneficios de las televisiones privadas".

Así, exigió al Gobierno y a los grupos parlamentarios pronunciarse "en defensa de la RTVE pública y rechazar las pretensiones de las TV privadas", porque ellos tienen la responsabilidad "de decidir si los ciudadanos pagan más o si optan por una TV pública reducida".

"Entiendo que la medida habrá de ser compensada vía presupuestos generales que garanticen el servicio público, pero entonces lo deberán sufragar los ciudadanos", declaró.