El presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmó ayer que los Presupuestos de 2006 -enmendados a la totalidad por esta formación- no despejan "ninguna" de las incertidumbres que se ciernen sobre la economía española ni sirven para corregir los "graves" problemas que padece, como la inflación, la pérdida "creciente" de la competitividad o el déficit exterior.

Rajoy indicó que la economía española está creciendo con "fuertes desequilibrios", como el caso del aumento de la inflación que, en su opinión, se trata de un "ataque" al bolsillo de los españoles. En la misma línea, el portavoz popular, Eduardo Zaplana, criticó que "perjudican clarísimamente a los ciudadanos" y "acentúan los problemas de los ciudadanos".

En este sentido, Rajoy advirtió al ministro que si el Estatut finalmente se aprueba, sus cuentas serán "papel mojado". Intervención que fue rechazada por el resto de partidos y que el propio Solbes vinculó a una actitud "zafia".