El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, comunicó al gobierno catalán su decisión de mantener a todos sus consellers en el cargo "indefinidamente", tras confirmar su confianza en ellos, y anunció la agrupación de las consellerías en cuatro macroáreas.

Maragall hizo pública su decisión de no cambiar "a ningún conseller ni a ningún responsable de consellería" porque todos tienen su "confianza", así como de modificar los criterios de organización de su gabinete, durante el acto de entrega de la medalla de oro de la Generalitat a la Caixa -cuyo presidente, Ricard Fonseca, pidió a Maragall que la negociación con el Estatut no suponga la ruptura con España.

Maragall anunció su decisión de agrupar las consejerías en cuatro grandes áreas de gobierno "para mejorar la coordinación y el control de coherencia de las políticas impulsadas por el Gobierno".

Las áreas de gobierno serán la "Social, Económica, Territorial y Política", y las consejerías de cada área se reunirán quincenalmente y podrán contar con la presencia del propio presidente de la Generalitat o del conseller primer.

Esta nueva estructura, que se formalizará a través de un decreto, se completa con la creación de una "comisión de coordinación", encabezada por el propio presidente Maragall.

En la comisión de coordinación estarán presentes también el conseller primer y a ella podrán ser convocados los "presidentes por delegación" de estas comisiones, así como la consellera de Interior, Montserrat Tura, como ponente de la comisión de seguridad que ya existe en el Gobierno Catalán.

Las cuatro comisiones de gobierno creadas por Maragall se reunirán cada quince días y podrán tomar acuerdos sobre cuestiones cuya aprobación no requiera de una reunión del Consell Executiu en pleno, como puede ser la firma de convenios o el otorgamiento de subvenciones y ayudas.