El PSOE presentará una enmienda al artículo 1 del proyecto de reforma del Estatut de Cataluña, en el que se define a ésta como ´nación´, y buscará una fórmula para "hacer compatible la fuerte identidad nacional de Cataluña" con la Constitución, que define a España como una nación indisoluble".

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, explicó ayer en rueda de prensa que su partido ha asumido por unanimidad como base para fijar su posición ante el proyecto de reforma de Estatut catalán el dictamen de un grupo de juristas en el que se asegura que esta propuesta "no comporta una confrontación directa con los principios constitucionales ni puede calificarse como una reforma encubierta de la Constitución".

El informe de los juristas no se pronuncia sobre la constitucionalidad del término ´nación´, ya que "referido a Cataluña tiene una dimensión teorética, que está condicionada de manera decisiva por el debate político, ideológico y cultural".

La Comisión Ejecutiva del PSOE dedicó ayer su reunión a estudiar este dictamen, sobre cuyo contenido "hay un consenso unánime", según Blanco, y será la base sobre la que el grupo parlamentario perfilará las enmiendas y sobre el que "se inspire la intervención del portavoz parlamentario" en el debate de toma en consideración en el Congreso el próximo 2 de noviembre.

"Muchos miembros de la Ejecutiva, incluido el que les habla, han manifestado sus reservas sobre determinados aspectos de la propuesta, y por eso hemos encargado el informe y se está trabajando para presentar enmiendas, mejorarlo y adecuarlo a la Constitución y al interés general", dijo Blanco.

La dirección del PSOE está de acuerdo en que la propuesta de reforma hay que abordarla desde tres principios: respeto a la legitimidad de la propuesta, respeto a la potestad del Congreso de modificar el proyecto con las enmiendas que considere necesario, y búsqueda de acuerdo y diálogo con todos los grupos de la Cámara.

Diálogo multilateral

En este sentido, el grupo socialista buscará el diálogo con todas las fuerzas para alcanzar el mayor acuerdo posible, también con el PP, y aunque Blanco consideró que "es muy difícil" llegar a un acuerdo porque ha optado por "un camino de confrontación y enfrentamiento", mostró su "esperanza de que el PP se serene, acepte debatir y presente sus enmiendas".