El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, anunció ayer que llevará a cabo la remodelación del Gobierno catalán después del 2 de noviembre, tras el debate de toma en consideración del Estatuto de Autonomía en el Congreso de los Diputados.

Maragall, en declaraciones a la Cadena Ser, aseguró que no se siente "acosado" por las críticas surgidas tras conocerse su intención de remodelar el Gobierno catalán sin consulta previa con los partidos que lo integran, y precisó que se siente "responsable de abrir una etapa nueva de Cataluña".

Señaló las dificultades de crear "una cultura de Gobierno de coalición, que comporta probaturas y posiblemente retoques", y aunque no quiso dar más detalles al respecto sí precisó que los tres partidos que integran el Ejecutivo trabajan en su remodelación "y espero que más pronto que tarde tendremos un mejor Gobierno".

Debate en torno al Estatut

Respecto a la reforma del Estatut, consideró que quienes hacen "exceso de ruido" en su crítica no persiguen "el interés de España", que es -dijo- admitir "serenamente" que España es un Estado plural con distintas nacionalidades "con gran disgusto del señor Aznar, que no sólo no votó la Constitución sino que la combatió, y luego cambió y se acantonó en una defensa numantina de lo que ya había él admitido y que estaba en la Constitución".

Consideró que es preciso reconocer "con algún nombre distinto de nacionalidad" la existencia de tres pueblos con una cultura distinta, entre los que citó al País Vasco, Galicia y Cataluña.

A la pregunta de si el PP le utiliza para arremeter contra José Luis Rodríguez Zapatero, Maragall aseguró que "van a por todo", y denunció que hay quien "ve en Madrid la existencia de una especie de conspiración político-económica de los empresarios y políticos catalanes, del Barcelona Club de Fútbol y de todos para ir a un lado que en Madrid no se sabe cuál es, pero se equivocan". Así, destacó la intención de Cataluña de que España "se reconozca como es, con su pluralidad" y que algunos movimientos económicos "se puedan modificar en otra dirección".

En este sentido, citó la absorción por parte de Endesa en Madrid de Fecsa en Cataluña, Aragonesas en Aragón y Sevillana en Andalucía, e indicó que cuando se plantea la OPA sobre Endesa por parte de Gas Natural, con sede en Barcelona, no se debe considerar que una empresa "es más eficiente porque está en Madrid y si se va a Cataluña deja de ser eficiente".

Respecto al estudio presentado ayer por la Ejecutiva Federal del PSOE del dictamen de la comisión de expertos designada por el partido, instó a esperar para ver "qué dicen todos los dictámenes, porque hay opiniones muy diversas".

Sobre la posibilidad de que se pueda llegar antes a un acuerdo sobre el término ´nación´ que sobre la financiación, indicó que "ya se veía venir, que al final siempre la discusión es sobre el dinero" y admitió que se puedan hacer modificaciones en el Estatuto "para que vuelva mejorado", aunque precisó que si hay discusión de concepto "estaremos ahí para defenderlo con uñas y dientes".