Los tres portavoces de los grupos que conforman el tripartito valoraron ayer el discurso del presidente Maragall, y consideraron que se abre una "nueva etapa" del Ejecutivo, caracterizada por los objetivos de mejora del autogobierno y más políticas sociales.

Esta consideración globalmente positiva de la intervención presidencial realizada por los portavoces de PSC, ERC e ICV-EUiA, sin embargo, no fue evidenciada dentro del hemiciclo, donde ningún conseller de ERC ni tampoco la mayor parte de diputados de este partido aplaudieron a Maragall.

El portavoz del PSC, Miquel Iceta, expresó la "satisfacción" de su grupo porque "el president ha manifestado de una forma contundente la defensa articulada de la gestión de su Gobierno, y también porque ha dibujado un horizonte de los próximos dos años de legislatura". Desde ERC, Joan Ridao afirmó que el discurso del president "ha contribuido a serenar el clima político".