De 8.000 a 10.000 personas murieron o desaparecieron entre 1989 y 2002 en su intento de entrar en territorio español desde Marruecos, según los datos del ´Informe 2005 sobre Migraciones Mediterráneas´, publicado por un centro del Instituto Universitario Europeo.

Las autoridades marroquíes interceptaron en 2003 a 36.251 inmigrantes clandestinos cuando trataban de llegar a España, país que ha localizado a más de 60.000 ilegales desde 1999, resalta el estudio realizado por el ´Consorcio euro-mediterráneo para la investigación aplicada sobre Inmigración internacional´ (CARIM).

Otro dato que resalta el informe es que en 2003, por primera vez, el número de detenciones de inmigrantes clandestinos procedentes del África subsahariana superó al de marroquíes y además lo hizo por una importante proporción de 23.851 a 12.400 personas.

Los contingentes de inmigrantes que transitan por Marruecos son originarios de unos 40 países africanos, aunque una gran mayoría proceden de Mali, Nigeria, Guinea y Sierra Leona.

Además, la vigilancia estrecha de las fronteras hace que en muchos casos esos inmigrantes subsaharianos acaben en Marruecos ante la imposibilidad de entrar en la UE, lo que está provocando un "grave problema de múltiples consecuencias", afirman los expertos que han elaborado el estudio.

En términos globales, la inmigración marroquí ha supuesto desde la década de los sesenta el principal flujo hacia Europa, con 2,6 ciudadanos marroquíes viviendo en la actualidad en la UE.

Aunque hasta hace pocos años, los marroquíes estaban concentrados en Francia, Bélgica, Holanda y Alemania, en los últimos tiempos Italia y España se han convertido en sus destinos favoritos y en estos países se han convertido en la primera comunidad extranjera.