El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y el líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, se reunieron en secreto la noche del pasado viernes para abordar, entre otros asuntos, una eventual reforma del Ejecutivo catalán.

Maragall estudia reducir de 16 a 12 el número de conselleries y crear algunas macro-carteras, como la de Interior y Justicia, y designar a su hermano, el secretario del gobierno catalán, Ernest Maragall, conseller de Universidades en sustitución de Carles Solá (ERC).

Según han confirmado fuentes de ERC, Maragall quiere reubicar el departamento de Gobernación, que dirige el republicano Joan Carretero, para ponerlo bajo las órdenes del conseller en cap, Josep Bargalló, también de Esquerra.

La macro-cartera de Interior y Justicia podría ser asumida por Montserrat Tura, lo que dejaría a Josep Maria Vallés y a la plataforma Ciutadans pel Canvi sin departamento.

Según las fuentes consultadas, Maragall también quiere reforzar departamentos como el que dirige Josep Huguet (Comercio, Turismo y Consumo) y que el PSC pase a controlar la conselleria de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información, que quedaría en manos del hermano del president. Este cambio permitiría a los socialistas, entre otras cosas, controlar directamente el estratégico y decisivo sector de las telecomunicaciones.

Maragall trasladó el viernes estas cuestiones a Carod-Rovira durante la citada reunión. Según fuentes de Esquerra, los republicanos no están dispuestos a apoyar esta iniciativa y apuntan que "no creemos en la creación de macro-conselleries".

El president manifestó ayer que tras la aprobación en Cataluña del Estatut "ahora ha llegado el momento de la normalidad democrática e institucional" y, por tanto, de "dar prioridad a la acción gubernativa".

"Y por descontado del relanzamiento y la mejora de un Gobierno que ha estado visto como centrado exclusivamente en el Estatut y que no ha podido visualizar sus actuaciones en los campos social, económico, territorial y tecnológico", agregó el presidente de la Generalitat.