El Rey dijo ayer en Salamanca, al inaugurar la XV Cumbre Iberoamericana, que la libertad, la democracia y los derechos humanos deben articular la Comunidad Iberoamericana de Naciones, que "puede y debe" tener un papel más relevante en el mundo actual.

En su discurso inaugural, el monarca, único jefe de Estado que ha asistido a todas las Cumbres, reafirmó su "firme compromiso personal e institucional" con el desarrollo de la Comunidad Iberoamericana.

Un compromiso "consustancial a la propia identidad de España, consagrado en la Constitución Española y que tiene su mejor garantía de continuidad en la vocación y dedicación iberoamericanas del Príncipe de Asturias".