La Guardia Civil halló ayer en el término municipal de Chelva (Valencia) varias tarteras que al parecer podrían pertenecer a ETA, algunas de las cuales contienen sustancia explosiva, aunque aún no se han podido realizar análisis para determinar de qué sustancia se trata.

Según informaron fuentes de la lucha antiterrorista, tres de las tarteras estaban en el interior de una mochila, mientras que otras siete se encontraron semienterradas. Además, se han hallado recortes de periódico en euskera correspondientes al año 2004 y pilas de 9 voltios.

Según ha confirmado la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana, se trata de material viejo, de al menos hace un año, aunque no se han encontrado detonadores ni elementos de relojería.

El hallazgo se produjo sobre las 13.00 horas por una brigada forestal en el paraje denominado El Mosul.

La zona se encuentra acordonada por la Guardia Civil, mientras que las sustancias explosivas han sido retiradas por agentes del TEDAX para ser analizadas.

En otra zona del interior de la provincia de Valencia, en Cortes de Pallás, las fuerzas de Seguridad hallaron en junio de 2002 un total de 131 kilos de material explosivo en varios zulos descubiertos en un paraje de la población.