Las dos formaciones nacionalistas catalanas enviaron ayer sendos mensajes al Gobierno y advirtieron que están dispuestos a retirar el Estatut antes de conformarse con una versión "descafeinada". El presidente de CiU, Artur Mas, advirtió que no aceptarán "de ninguna manera" que el término "nación" sólo aparezca en el preámbulo del Estatut y se quite del articulado, y que si el texto es recortado de forma significativa en las Cortes lo retirarán "y a esperar mejor ocasión".

Mas, que participó en Los Desayunos de Europa Press, aseguró desconocer cuáles son las fórmulas que baraja el presidente del Gobierno para definir Cataluña en el Estatut. Se limitó a decir que se sentarán en la mesa de negociación en la que defenderán lo que ha aprobado el parlamento de Cataluña.

Sí dejó claro que no permitirán que esta definición vaya sólo en el preámbulo y se quite del articulado. "No nos vale de ninguna manera que vaya en el preámbulo", advirtió para a continuación señalar que en el actual Estatut ya aparece en el preámbulo el término nacionalidad y "no vamos a ir hacia atrás".

También reseñó que, aunque estudiarán las posibles soluciones, lo que dice el Estatut es que Cataluña es una nación que se constituye en comunidad autónoma de acuerdo con la Constitución. Para Mas, este es un debate político que tiene soluciones políticas y abogó por no trasladar al Constitucional una responsabilidad que "en último término no es suya".

En todo caso, aseveró que Cataluña se siente nación "y no de ahora; es algo que viene de muy lejos. Lo seguiremos siendo lo diga o no el Estatut". A su juicio, "España no será más débil porque se reconozca a la comunidad catalana como nación".

Sobre la posibilidad de que se produzcan recortes significativos, recordó que el proyecto no acaba en las Cortes Generales sino en un referéndum al pueblo catalán. Pero si se recorta, lo "retirarán antes de que sea aprobado y a esperar mejor ocasión".

En su opinión, el "peor escenario" sería que el proyecto fuera "descafeinado" y a pesar se eso fuera sometido a referéndum y que, los partidos catalanes que lo aprobaron tuvieran que pedir el ´no´ para el texto salido de las Cortes.

ERC avisa al Gobierno

Por su parte, el presidente de ERC, Josep Lluis Carod Rovira, aseguró que "antes de aprobar un mal Estatuto, desde ERC preferimos que se retire" y se mostró dispuesto "a pactar y negociar, pero sabiendo que tenemos un acuerdo básico" en Cataluña. En declaraciones a Antena 3 y según un comunicado de esta televisión, Carod, que insistió en el "consenso altísimo" logrado en el Parlamento catalán, destacó que "si no podemos definir quiénes somos y qué somos, el texto no tiene sentido".

Carod señaló que "nosotros sabemos qué es lo que somos; somos una nación, y lo sabemos de toda la vida". "El Estatut no puede ser una ley ilegal, pero tampoco situarse muy por debajo del margen que ofrece la Constitución", concluyó.