Unos 30.000 inmigrantes están preparados en Argelia y Marruecos para dirigirse hacia las fronteras de Ceuta y Melilla, dijo ayer el comisario europeo de Seguridad, Libertad y Justicia, Franco Frattini, en el Consejo de Ministros de Justicia e Interior de la UE.

Estos datos son los primeros conocidos de la evaluación realizada por la misión técnica de la Comisión Europea (CE) que viajó a Marruecos y a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, y se basan en información de los servicios de inteligencia españoles y otras fuentes.

Según éstos, habría unos 20.000 inmigrantes en Argelia, "esperando" para viajar hacia Marruecos y, posteriormente, a Ceuta y Melilla, y otros 10.000 ya en territorio marroquí.

Se trata de los primeros resultados de la misión de la CE, que regresó el martes a Bruselas, y cuyo informe detallado se espera que esté concluido "a comienzos de la semana próxima", según señaló Frattini en una rueda de prensa.

Los expertos comunitarios, que viajaron a Madrid, Marruecos, Ceuta y Melilla, consideran que las cifras de las personas que esperan para llegar a las fronteras comunitarias son una "clara indicación del aumento de la presión migratoria en Marruecos y en Europa".

Además afirman que "no hay pruebas de que la actual alta presión migratoria hacia las fronteras externas disminuirá a corto plazo" e incluso aumentará en los próximos años, según recogió Frattini en su intervención.

Esto se debe al aumento de la población y a que las perspectivas para el desarrollo económico son pesimistas y tampoco se puede excluir, según los expertos, que sigan existiendo conflictos en el continente que obliguen a las poblaciones a buscar refugio fuera de sus países de origen.

Hay que añadir el problema del tráfico de seres humanos, con redes más extendidas, con más medios y más violentas, que dificultan cada vez más el control de los flujos y que suponen un riesgo añadido para los inmigrantes.

"España está haciendo todo lo que puede para reforzar el control de las fronteras externas y está realizando un serio esfuerzo para proporcionar asistencia humanitaria a los heridos", afirmó el comisario, sobre la base de las informaciones recibidas de sus expertos.

Para solucionar este problema, Frattini propuso ayer una serie de medidas que se pueden llevar a cabo de forma inmediata y con resultados efectivos, según explicaron expertos comunitarios.

Entre ellas, mejorar la formación de los agentes fronterizos marroquíes, programas de lucha contra la trata de seres humanos, intercambio de informaciones de los servicios de inteligencia y realizar análisis de riesgos de los fenómenos migratorios.

Para aplicar este tipo de medidas, Bruselas necesitaría entre 10 y 20 millones de euros para el próximo año, que podrían salir de diversos programas comunitarios que aún no han utilizado todos sus fondos, como MEDA (para el Mediterráneo).

El problema está en que desde la Comisión no se puede plantear nada más allá de 2006 ya que aún no hay acuerdo entre los países de la UE para las perspectivas financieras para el periodo 2007-2013.

Respecto al trato recibido en Marruecos por los inmigrantes subsaharianos, los expertos señalaron que la misión de la Comisión era "exclusivamente técnica" y que no era su objetivo investigar estos hechos.