La vicepresidenta del PSC, Manuela de Madre, descartó ayer cualquier posibilidad de que el nuevo Estatut pueda ser retirado durante su tramitación en el Congreso porque "habrá pacto" y, por ello, mostró su confianza en que el PSC mantendrá la "unidad" de voto que siempre ha tenido con el PSOE.

De Madre recordó a los ciudadanos españoles que el Estatut es un "paso más en el modelo de descentralización que tanto años de bienestar y desarrollo nos ha dado", frente a un modelo "centralista" que, como sucedió bajo la dictadura, "nos obligó a miles y miles de españoles a desplazarnos dentro y fuera de España", apuntó.

La también presidenta del grupo del PSC-CpC en el Parlamento catalán, emigrante andaluza que recaló en la Cataluña de los años 60, forma parte junto al líder de CiU, Artur Mas, y al presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, de la terna que se encargará de defender el nuevo Estatut en la toma en consideración del texto que se celebrará el mes de noviembre en la Cámara Baja.

Ante las advertencias de los partidos nacionalistasde que forzarán la paralización del Estatut en las Cortes si se recorta ostensiblemente el techo de autogobierno, De Madre aseguró que el PSC "no contempla la retirada del texto en ningún momento porque vamos a discutir y a dialogar, a convencer y a que nos convenzan, vamos con la voluntad de llegar a un pacto".

"Si la complicación fuese el término nación, sería que hemos hecho un Estatut muy poco importante y no vamos a contemplar en ningún momento retirar el texto porque estoy segura de que lo vamos a aprobar con las mejoras conceptuales y técnicas necesarias para hacer ajustes constitucionales, sin contemplar rebajas ni nada, sólo un mejor ajuste", señaló De Madre, quien cree que si el texto sale adelante será gracias a "los muchos progresistas que hay en las Cortes que trabajan por la modernización del Estado".