El debate sobre el Estatut ya ha terminado en el Parlamento catalán, pero CiU sigue poniendo cuestiones sobre la mesa. Su presidente, Artur Mas, aseguró ayer que si el Congreso de los Diputados declara inconstitucional el articulado acordado en la Cámara autonómica, su partido promoverá una reforma de la Carta Magna. Por su parte, para ERC, los problemas que pueda plantear la inclusión del concepto "nación" son secundarios, puesto que la cuestión central del nuevo Estatuto son el sistema de financiación y las competencias para Cataluña.

CiU ya advierte de las consecuencias que tendría el rechazo en el Congreso del Estatut si la Cámara Baja argumenta que no se adecua a la Constitución. "Nosotros, en nuestro momento, tendremos que plantear una modificación de la Constitución", advirtió Mas, quien aseguró que la única forma de que su partido acepte que el Estatut no está de acuerdo con la Carta Magna es que lo diga el Tribunal Constitucional. Si este organismo, el único con potestad para hacerlo según los nacionalistas, lo rechaza, CiU "no tendrá más remedio" que acatarlo.

Pero Mas tiene claro que el Estatut que ha salido del Parlament "es el horizonte al que su generación se ha propuesto llegar". "Sinceramente creo que esta Constitución permite este nivel de Autogobierno", dijo, y añadió que "preferiría" no tener que iniciar una reforma de la Carta Magna. El líder de CiU considera "más fácil y cómodo para todos" aprobar el Estatut que iniciar un proceso constitucional, pero también recordó que "la Constitución no es inmodificable". "Algún día, tal vez habrá que plantear en la Carta Magna el debate territorial", vaticinó.

Artur Mas, respondiendo al presidente del Gobierno, que anunció la modificación del artículo del Estatut que señala que Cataluña es una nación, aseguró que éste "no tiene que desaparecer" del articulado ni quedarse sólo en el preámbulo, y reiteró que el Estatut ha "pasado filtros importantes para que la propuesta encaje dentro de la Constitución", aunque, "no interpretada en una lógica centralista, sino en una lógica proautonómica evidentemente".

Desde las filas de ERC consideran que el problema no está en la inclusión del término "nación". "No quiero decir que no sea emblemática", dijo el conseller de Comercio, Turismo y Consumo, el republicano Josep Huguet, pero incidió en que "lo importante" de la reforma estatutaria son la capacidad de autogobierno, las competencias y el sistema de financiación que establece para Cataluña.