El jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Félix Sanz Roldán, afirmó que entre los militares existe "un gran interés" para que España "siga siendo patria común e indivisible de todos los españoles".

Así se refirió el máximo responsable de la cúpula militar al ser preguntado sobre la reforma del Estatut de Cataluña y el uso del término ´nación´ durante una conferencia sobre el proceso de transformación de las Fuerzas Armadas pronunciada en el Foro de la Nueva Sociedad. El general Sanz Roldán manifestó que la unidad de España es "una preocupación para los militares porque desde que ingresamos en la Academia vivimos por y para España".

En el coloquio que siguió a su conferencia, el JEMAD agrupó en una sola respuesta varias preguntas sobre el estatuto catalán, la inclusión del término ´nación´ o si existe peligro sobre la unidad de España, y dijo que "existe entre los militares un gran interés para que esta España secular, que tanta gloria e historia ha acumulado, siga siendo patria común e indivisible de todos los españoles".

Durante su intervención, el general Sanz Roldán destacó que el proceso de transformación de las Fuerzas Armadas ya se ha iniciado y confió en que el nuevo modelo esté trazado e implantado al final de esta legislatura.

Explicó que la futura plantilla del Ejército profesional quedará fijada en 90.000 soldados de tropa y marinería y otros 50 militares de cuadros de mando, frente a la cifra de 116.500 soldados previstos en la anterior ley, que "nos hacía vivir en una permanente frustración".

En este sentido, confesó que el Ejército de Tierra sufrirá las mayores consecuencias de la transformación, que obligará a disolver algunas de sus unidades.

Mientras, la Armada deberá, además de solucionar su problema de falta de efectivos, reorientar su flota, y el Ejército del Aire reforzar sus elementos de transporte y despliegue, dijo el general Sanz Roldán.

Tras señalar que "la guerra está a punto de desaparecer", aunque "tenemos menos paz", el JEMAD opinó que "los conflictos tienen caras diferentes pero existen, están ahí y seguirán existiendo". El general dijo que el terrorismo, las armas de destrucción masiva, los estados fracasados, las migraciones masivas hacen un mundo "no seguro ni para los débiles ni para los poderosos".