El presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, proclamó ayer que el nuevo Estatut supone rubricar el fin del "pujolismo" y negó que se trate de "una declaración de independencia o de un texto radical". Ante el consell nacional de su formación, Carod afirmó que con el nuevo Estatut se acaba la estrategia del "peix al cove" (o política de "pájaro en mano").