El lehendakari, Juan José Ibarretxe, manifestó ayer que, si en diciembre su Plan no llega a aprobarse en el Parlamento vasco, acudirá a la "sociedad vasca" para pedirle que le apoye mayoritariamente con el fin de lograr una mayoría que permita aprobar la propuesta de Nuevo Estatuto. Aunque consideró difícil que Batasuna pueda votar a favor, dijo que, de ser así, los votos de la formación de Otegui no estarían "envenenados" porque "es legítimo que el nacionalismo busque vías de avance".

El lehendakari descarta la posibilidad de adelantar las próximas elecciones autonómicas y anunció su intención de consultar a la sociedad vasca sobre la propuesta que presentará el tripartito (PNV, EA y EB) en el Parlamento si ésta no resulta aprobada en la propia Cámara vasca.

En una entrevista concedida al diario Deia, Ibarretxe apunta que los próximos comicios autonómicos se producirán "en su momento" ya que, según precisa, "antes vamos a tener un debate político en el Parlamento, en el que vamos a votar la propuesta del tripartito", y recalca "no estar mirando" a lo que harán los socialistas "ni a lo que va a hacer Batasuna".

En este sentido, augura que el denominado Plan Ibarretxe "se va a votar" en la Cámara vasca y recalca que, si no se consiguen los votos suficientes para su aprobación en diciembre "acudiremos a la sociedad vasca".

"Le diremos (a la sociedad vasca), con toda tranquilidad y legitimidad, que necesitamos una mayoría que nos permita llevar adelante un proyecto de reforma, un nuevo estatuto político, para llegar con él a una consulta democrática y ver qué es lo que opina la sociedad vasca", añade.

Batasuna está legitimada

A su juicio, aunque Batasuna votara a favor de su propuesta eso no significaría que los votos estarían "envenenados" porque "es legítimo que el nacionalismo busque vías de avance en común, y por lo tanto, de dialogar y negociar", al tiempo que reconoce que la existencia de ETA supone un importante obstáculo "para que el nacionalismo camine junto".

Asimismo, considera "muy difícil" lograr el apoyo tanto de Batasuna, como de PP y PSE-EE, puesto que, según explica, "todavía no hace mucho han votado juntos para rechazar la política presupuestaria del Gobierno vasco", e insiste en que "el tripartito sólo puede ser derrotado en el Parlamento si el PP, el PSOE y Batasuna votan juntos" en contra de un proyecto político que, precisa, "curiosamente el PP y el PSOE dicen que es un proyecto independentista y Batasuna dice que es españolista".