Cinco inmigrantes murieron ayer en la costa de Tarifa al volcar la patera en la que viajaban. Entre los ocupantes se encontraba un bebé,

La patera, de siete metros de eslora, fue localizada hacia las seis de la mañana en Punta Paloma, más concretamente en la zona conocida como Paloma Baja.

Las fuentes consultadas indicaron que de los cinco muertos encontrados y rescatados, dos son hombres mayores de edad de origen marroquí, un hombre procedente del África Negra y una mujer de la misma procedencia que viajaba con un bebé de unos ocho meses, que también fue hallado muerto.

La Guardia Civil puso en marcha un dispositivo de búsqueda por tierra que incluía una patrullera. Los encargados de la tarea se mostraron preocupados dada la peligrosidad de la cercanía de la N-340 a la zona. Además, Salvamento Marítimo puso en servicio las embarcaciones Salvamar Pollux y Sierra-Lima-Júpiter, eliminando la búsqueda a través de helicóptero, porque, según las fuentes informantes, los cadáveres aparecieron cerca de la orilla debido al viento y las mareas que los arrastra hacia tierra.

Prosiguen las labores de búsqueda

Por ello, se intensificó la búsqueda con efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEA) de la Guardia Civil, que estaban realizando labores de búsqueda a la espera de que pudieran encontrar nuevos cadáveres.

La embarcación fue localizada a las 6.00 horas, y después del aviso de Guardia Civil, efectivos de Salvamento Marítimo se dirigieron a la zona para remolcar la embarcación, que se encontraba embarrancada, al Puerto de Tarifa.

La Guardia Civil interrogó a los dos inmigrantes de origen magrebí que fueron rescatados con vida cuando uno de ellos estaba tratando de ayudar a otro para que no se ahogara.

En la patera viajaban 33 inmigrantes, según informó en una rueda de prensa el delegado del Gobierno en Andalucía, José Antonio Viera, que señaló que la embarcación neumática, de siete metros de eslora, no pudo se detectada por el Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) a causa de la niebla que había en la zona.

Los treinta y tres inmigrantes ocupantes, de los cuales veinte eran marroquíes y trece subsaharianos, se pusieron de pie desestabilizando la patera cuando soplaba viento de levante de entre seis y siete nudos de 40 a 61 kilómetros por hora.

En las últimas horas, varias embarcaciones intentaron llegar a la costa española. En Cádiz han sido detenidos cerca de un centenar de 'sin papeles', mientras en Canarias, durante el fin de semana ha superado el centenar el número de inmigrantes interceptados por la Guardia Civil.