Tres comparecientes en la comisión del 11-M apuntaron la "sombra" o posible vinculación de ETA en la masacre de Madrid, mientras que el resto de los que abordaron ese tema aseguró que las investigaciones sobre los atentados no arrojaban dato objetivo alguno que hiciera pensar en esa relación.

El primer compareciente que, "como actitud filosófica", no descartó esa vinculación fue el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, quien cree que todas las posibilidades siguen abiertas hasta que no se cierre el sumario. A Fungairiño no le sorprendería una colaboración entre esa banda y los islamistas.

Dos ex altos cargos del Gobierno del PP y máximos responsables de la lucha antiterrorista en el momento de la masacre -Ángel Acebes y Agustín Díaz de Mera- fueron los que apuntaron con mayor énfasis esa posibilidad e, incluso, llegaron a pedir que se investigue la eventual implicación de ETA.

Entre los que declararon en una vertiente contraria, señalando hacia el integrismo, el actual ministro del Interior, José Antonio Alonso, para quien no existe "ningún hecho objetivo, ni siquiera un indicio" de ello en la investigación. "Los hechos de la investigación desde el 11-M hasta hoy, conducen todos, todos al terrorismo islámico y ninguno, ninguno a ETA", enfatizó.

Esa ausencia de indicios llevó al actual director de la Policía, Víctor García Hidalgo, a asegurar que no ve "ningún fundamento ni utilidad" para que se inicie una investigación sobre la posible implicación de ETA en la matanza.

También desde la Policía, Mariano Rayón, jefe de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE), encargada de la lucha contra el terrorismo internacional, manifestó su convencimiento de que ETA "no ha tenido presencia" en los atentados.

"No hay línea de investigación" abierta sobre la presunta relación porque "se ha descartado radicalmente", explicó el comisario general de Información, Telesforo Rubio. Desde la Guardia Civil, su ex máximo responsable, Santiago López Valdivielso, declaró en la misma línea.

Por su parte, el ex director del Centro Nacional de Inteligencia, Jorge Dezcallar, recalcó que "no hay contactos" entre ETA y los grupos islamistas.