El rey Mohamed VI de Marruecos dijo, en un discurso transmitido ayer, viernes, por la primera cadena de televisión marroquí, con ocasión del quinto aniversario de la fiesta del trono, que su país esta determinado a "reabrir" una nueva página en sus relaciones con España.

El monarca alauí añadió que Marruecos comparte con España "un rico patrimonio histórico y de civilización, que permite ver perspectivas muy prometedoras de relaciones estratégicas privilegiadas entre dos países, unidos por lazos de asociación y de buena vecindad".

Los responsables marroquíes multiplicaron declaraciones sobre lo que califican de buenas relaciones con España.

El pasado miércoles, el ministro marroquí delegado en Exteriores, Taib Fasi Fihri, dijo en una declaración a la segunda cadena de televisión de Marruecos 2M, que las relaciones entre Rabat y Madrid son "muy positivas, sobre todo en materia de defensa y de seguridad".

El ministro delegado marroquí, que se refirió a la decisión conjunta de Marruecos y España de enviar un contingente militar a Haití, añadió que estas relaciones son muy positivas en todos los sectores.

El ministro español de Exteriores, Miguel Angel Moratinos viajará mañana, sábado, a Asilah (Marruecos) invitado por su colega marroquí, Mohamed Benaissa, para intervenir en un seminario sobre las relaciones euro-mediterráneas.

En otro punto del discurso, el monarca anunció que "una solución política, definitiva y aceptable para el problema del Sahara Occidental es la prioridad de las prioridades" para Marruecos.

Mohamed VI añadió, que Marruecos "desplegará todos sus esfuerzos, en concertación con la ONU, los países vecinos y otros socios, para realizar este objetivo y para asegurar a nuestras provincias saharianas prerrogativas amplias en la gestión democrática de sus asuntos regionales en el marco de la soberanía marroquí".

Mohamed VI subrayó que "esta visión geo-estratégica y económica permitirá a la región del sur de Marruecos restablecer su vocación histórica como eje importante de intercambios comerciales y de relaciones humanas, en un ambiente de entendimiento y de seguridad, que servirá los intereses de la población de la región y de los pueblos vecinos, socios de nuestro reino".

"Marruecos reafirma su determinación sincera de dar un nuevo impulso a las relaciones con sus vecinos, sobre todo con la hermana Argelia, para responder a las esperanzas de nuestros pueblos que aspiran a construir un futuro de solidaridad y de fraternidad".

Marruecos propone una solución política al conflicto del Sahara Occidental, que excluye la organización de un referéndum de autodeterminación, y considera que dicha solución debe ser negociada con Argelia, país donde se encuentran las bases militares del Frente Polisario.