El ex portavoz del Gobierno y portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, mantuvo la versión de que el Gobierno del PP "no mintió", e incluso cree que "se pecó de exceso de información". Aseguró ante la comisión de investigación del 11-M que en los momentos posteriores a los atentados de Madrid no hubo ocultación de información, sino exceso de la misma. Zaplana dijo que el ex presidente del Gobierno José María Aznar cumplió con su obligación al ponerse en contactos con los medios de comunicación para decirles que la autora fue ETA y exigió explicaciones por las "tropelías" que se cometieron, a su juicio, contra el Gobierno del PP.

"Se trasladó toda la información posible", aseguró el ex portavoz del Ejecutivo, quien aseguró que "se acusó sin motivo al Gobierno de mentir", que "otros lo hicieron" y que "otros evaluaron el atentado desde el punto de vista electoral", casi emulando las palabras que Acebes acababa de pronunciar ante la comisión.

El portavoz parlamentario del PP lamentó que el criterio de retrasar información para no estropear las investigaciones "entre el 11 y el 14 no valía" y ahora sí. "Eso es un ejercicio de cinismo importante", dijo, recordando que ese es el argumento utilizado por el ministro del Interior, José Antonio Alonso para no desvelar la existencia de un segundo vehículo de los terroristas del 11-M.

Rechazó Zaplana algunas de las informaciones que, en algún momento, se llegaron a imputar al Gobierno del PP. "Se ha demostrado que se trasladó al Gobierno que el explosivo era Titadyne con cordón detonante, que no existieron terroristas suicidas, como mantuvo el Gobierno", dijo. Y de la misma forma dijo que hasta el sábado 13 de marzo ETA era la responsable del atentado para el Gobierno. También desmintió la "barbaridad" de que el Gobierno intentar parar las elecciones generales.

Sin precisar cuáles ni quienes, Zaplana aseguró que "políticos importantes" se pusieron en contacto con medios de comunicación para transmitir informaciones "que luego se han demostrado falsas". Por contra, las "públicas y notorias" llamadas de José María Aznar a medios de comunicación no fueron, para Zaplana, presiones, sino una forma de cumplir con su obligación. "¿Alguien pensaba que el presidente intentaba engañar o manipular a alguien cuando el mismo día 11 llamó dos veces para proporcionar la información de que disponía?", preguntó.

Acusaciones a Llamazares

Zaplana lamentó que no se haya querido investigar en la comisión los sucesos de la jornada de reflexión, en la que, a su juicio, se incumplió la Ley electoral. Las manifestaciones, dijo, fueron "fruto de la manipulación" y "orquestadas buscando un claro beneficio electoral". El portavoz del PP incluso llegó a acusar al coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, de haber participado en ellas. "Yo estuve en mi casa", le respondió el líder de izquierdas. Y también criticó los supuestos contactos entre Arnaldo Otegi y Josep Lluís Carod-Rovira. "Es gravísimo que nada más producirse el atentado lo que preocupe a alguien sea cómo desgastar al Gobierno", añadió.

No quiso Zaplana contestar directamente a la pregunta de si los atentados del 11-M cambiaron el resultado de las elecciones, pero sí dijo que todas las encuestas realizadas con anterioridad daban la victoria al PP. Incluso aseguró que "ninguna deslegitimación de los resultados ha salido nunca de la boca del PP".