El subdirector general Operativo de la Policía, Miguel Angel Fernández Chico, ha decidido abrir una investigación interna para determinar si el anterior comisario general de la Policía Científica, Carlos Corrales, ocultó en el traspaso de poderes con su sucesor, Miguel Angel Santano, dos escritos encontrados en un coche que fue localizado el pasado día 22 de mayo, dentro de la operación de seguridad por la boda del Principe de Asturias. El automóvil es propiedad de un imputado en los atentados del 11-M.

Según la Policía, se trata en concreto de dos cartas escritas en árabe que ayer se empezaron a traducirse y que serán puestas a disposición del juez competente. Fuentes policiales dijeron que por lo traducido hasta ahora son escritos con un contenido similar al de los encontrados en el último coche hallado en Alcalá de Henares y a los vídeos con los que los terroristas del 11-M reividicaron los atentados. En los mismos se hacen llamamientos a la lucha contra los invasores, al martirio y al paraiso.

El vehículo R-11 matrícula M-0101-HM era propiedad de Abdelouaba Berrak Sousane, detenido por su presunta relación con el 11-M y en la actualidad en libertad provisional. Fue localizado el pasado 22 de mayo, en la zona de Méndez Alvaro de Madrid, en el marco de la Operación Lazo desarrollada con motivo de la celebración de la Boda Real entre el Principe Don Felipe y Doña Leticia.

La nota de la Dirección General recuerda que la localización del coche fue hecha pública por la Policía el mismo día 22 de mayo de 2004, subrayando que el nuevo comisario general de Policía Científica, Miguel Angel Santano, tomó posesión del cargo el 16 de junio y no fue informado sobre el coche.