El Gobierno remitió ayer un escrito al Congreso en el que informa de que no puede facilitar los últimos documentos pedidos por la comisión del 11-M por estar relacionados en un caso con el sumario secreto, y, en otro, por estar sujetos a la ley del Centro Nacional de Inteligencia.

En un comunicado hecho público por el Ejecutivo, la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes informa de esa decisión y de los motivos que han llevado a contestar negativamente a los últimos requerimientos de la comisión de investigación parlamentaria a instancias del PP.

Uno de ellos pretendía que el Gobierno enviara los informes sobre la investigación de explosivos realizados por los mandos de la Guardia Civil del Principado de Asturias.

El Gobierno explica que se trata de documentos incorporados a actuaciones sumariales que han sido declaradas secretas, por lo que la comisión tendrá que dirigirse a la actuación judicial para la obtención de los mismos.

Añade que la Zona de la Guardia Civil del Principado de Asturias sólo realizó un informe relacionado con los atentados, que se refería a la "investigación documental y administrativa de los envoltorios de los explosivos utilizados" y que la Intervención de Armas de Oviedo.

Notas del CNI

Una segunda petición de la comisión pretendía el análisis de todos los documentos del CNI del 11 al 14 de marzo.

Al respecto, el Gobierno recuerda que el pasado 13 de julio, en sesión secreta y conforme a lo previsto en la resolución de la Presidencia del Congreso de los Diputados, los comisionados tuvieron acceso a todas las notas informativas solicitadas no exentas de control parlamentario.

El Ejecutivo informa de que hay cuatro notas más sobre terrorismo realizadas por el CNI que permanecen clasificadas y que, conforme a las previsiones legales, están exentas de ese control.

El Partido Popular solicitó formalmente el pasado jueves la desclasificación de los documentos del CNI analizados en sesión secreta por entender que "su conocimiento público no pone en peligro la seguridad del Estado ni las fuentes de trabajo de los servicios de inteligencia". El último documento del CNI que se envió a la Comisión fue sobre Josu Ternera.