La Policía comenzó a trabajar el pasado 15 de junio sobre un segundo vehículo, encontrado dos días antes en Alcalá de Henares (Madrid), que pudo haber sido utilizado por los terroristas que se suicidaron el pasado 3 de abril en el piso de Leganés. Los agentes creen que uno de ellos fue el séptimo terrorista que se inmoló, no identificado, y considera "clave" el hecho de que en el interior del vehículo se hallase una cita de audio con llamamientos explícitos a la Yihad.

A raíz de este anuncio, los grupos parlamentarios del Partido Popular e Izquierda Unida pedirán formalmente mañana al Ministerio del Interior que remita a la comisión de investigación sobre el 11-M en el Congreso la información relativa al hallazgo de un vehículo.

Según fuentes policiales, la Comisaría General de Información y la Comisaría General de Policía Científica comenzaron a trabajar sobre el vehículo -un Skoda Fabia robado en Benidorm (Alicante)- el pasado 15 de junio, cuando la Brigada Policial de Información de Madrid les notificó que la compañía Hertz había encontrado en su interior una maleta.

Las fuentes consultadas señalaron que del análisis del contenido de la maleta se deduce que dos personas habrían utilizado este coche. Una de ellas es uno de los siete terroristas islámicos que se inmoló en el piso de la Calle Carmen Martín Gaite de Leganés, en concreto, el que todavía no ha sido identificado. El otro es Mohamed Afalah, nacido en Marruecos en 1976, huido y sobre el que pesa una orden de búsqueda y captura del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo en relación con los atentados del 11 de marzo.

En el interior del vehículo no se encontraron restos de explosivos pero sí algunas anotaciones manuscritas y referencias a otras personas que pudieron haber participado en los atentados.

Audios

Las citadas fuentes añadieron que también se hallaron dos cintas de audio, una de ellas virgen. La otra contenía llamamientos explícitos a la Yihad, al martirio y "a la recuperación de los territorios ocupados", según estas fuentes. En la maleta se encontró ropa, un despertador y un pañuelo palestino y también huellas de personas que podían haber estado en la finca de Morata de Tajuña (Madrid) donde se prepararon los explosivos y en el piso de Leganés de la calle Carmen Martín Gaite.

En respuesta al hallazgo, el PP e IU pedirán que se remitan los informes a la comisión del 11-M. Gaspar Llamazares, lamentó el "baile de filtraciones interesadas" a distintos medios de comunicación durante los fines de semana para "marcar el libreto" de las siguientes sesiones.