El paro se mantiene como el principal problema para los españoles por delante del terrorismo y de la vivienda, según los datos del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de junio.

El estudio del CIS, presentado ayer en el Congreso, revela que la falta de empleo es la primera preocupación para el 63,1 por ciento de los ciudadanos, mientras que el terrorismo y ETA se sitúan en segundo lugar, con el 48,3 por ciento.

La violencia terrorista experimenta de nuevo una estimación a la baja como principal problema, puesto que en el barómetro de mayo, el porcentaje fue del 51,9 por ciento.

La vivienda, tercera preocupación

La vivienda vuelve a ocupar el tercer lugar, a juicio del 21,3 por ciento de los consultados, seguida de la inseguridad ciudadana, con el 19,2; la inmigración, con el 18,2, y los problemas económicos, con el 11,8.

Las drogas (9,7 por ciento), la violencia contra la mujer (8,5), los problemas políticos (6,7) y la sanidad (5,3) completan la lista de las diez preocupaciones de más envergadura para los españoles.

En cuanto a los asuntos que más afectan personalmente a los ciudadanos, el paro también aparece en primer lugar, según el 33,7 por ciento, por delante de la vivienda (19,3), los problemas económicos (17,7), la inseguridad (15,5) y el terrorismo y ETA (14,8).

El CIS pregunta por la situación económica que vive España, que el 31 por ciento de los encuestados estima "buena" o "muy buena" -casi cuatro décimas menos que en el mes de mayo-, frente al 47,6, que la ve "regular", y al 19,3, que la considera "mala" o "muy mala".

Dentro de un año, la situación será igual, según el 45,3 por ciento, aunque el 15 por ciento vaticina que mejorará y el 20,2, que empeorará.

En cuanto al escenario político, el 32 por ciento de los españoles lo califica de "muy bueno" o "bueno" -dos puntos menos que en el pasado mes-; el 44,5, de "regular", y el 14,7 de "malo" o "muy malo".

También son mayoría los que piensan que esta situación no se alterará en el plazo de un año (46,2 por ciento); el 19,6 cree que irá a mejor y el 12, a peor.

En cuanto a la situación política, el 32 por ciento la considera buena o muy buena mientras que el 14,7 ciento opina que es mala o muy mala. Para dentro de un año el 19,6 prevé que mejorará frente al 12 por ciento que piensa lo contrario.

El estudio del CIS se realizó entre el 25 y el 30 de junio a través de 2.479 entrevistas.