La ex ministra de Asuntos Exteriores Ana Palacio aseguró ayer que el contrato firmado con un lobby de Washington por el anterior Gobierno es legal y habitual, y que su objetivo no era "promover la imagen" de José María Aznar, sino "impulsar los intereses de España" en Estados Unidos.

Palacio se refirió así a un contrato -supuestamente de dos millones de dólares- firmado por la embajada española en Washington con el despacho de intereses Piper Rudnick con el objeto de gestionar e impulsar la concesión de la Medalla de Oro del Congreso de Estados Unidos a Aznar.

Palacio, quien se mostró "consternada y sorprendida" por "la mala fe" de las informaciones, aseguró que en ningún caso de trata de un "contrato turbio" o secreto, sino que es un "acuerdo tipo" como el que tienen "por lo menos 70 países" con despachos que asesoran y apoyan "las gestiones de la embajada en los más distintos ámbitos".

El contrato "se ha hecho siguiendo escrupulosamente todos los requerimientos de la contratación pública y con la supervisión, en todo momento, de la intervención del Estado", afirmó la ex ministra.

Vigencia de 20 meses

Palacio precisó que el contrato -firmado en enero de este año- tiene una vigencia de 20 meses y apuntó que le "consta que esta empresa ha ayudado a la embajada a gestionar entrevistas de miembros de la administración Aznar y de la administración Zapatero, con congresistas" estadounidenses.

--

el dato

El Ejecutivo socialista espera explicaciones antes de pronunciarse

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dijo ayer que espera conocer las explicaciones de José María Aznar antes de pronunciarse sobre el contrato firmado con el lobby. Por su parte, el secretario de Organización, José Blanco, apuntó que la firma del contrato podría suponer un "despilfarro, malversación de caudales públicos o corrupción". Pidió explicaciones a Aznar, al igual que otros grupos como, IU, CiU y ERC.