El juez Juan del Olmo advirtió ayer en un auto de la posibilidad de que las células de apoyo que "han podido participar de muy distinto modo" en el 11-M puedan sustituir a la "célula operativa" que perpetró la masacre, después del suicidio de siete de sus miembros y encontrarse otros en prisión, lo que "obliga a mantener el secreto de las actuaciones policiales".

Así lo señala el magistrado de la Audiencia Nacional en una resolución notificada y que ha remitido a la comisión de investigación del 11-M, en la que desestima varios recursos interpuestos por algunos de los detenidos en prisión, muchos de ellos relacionados con el entramado de los explosivos.

Según Del Olmo, "aunque la célula operativa haya sido desmantelada (total o parcialmente), hay que tener en cuenta que huyó del lugar una persona al menos, y la investigación ha puesto en evidencia (las órdenes de busca y captura cursadas hasta el momento son exponente de ello) que seguirían activos otros elementos personales o anteriores células de apoyo, que han podido participar de muy distinto modo en los atentados (...) y su entramado delincuencial". También relaciona a el Chino con la trama de explosivos.