El Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Confederación Española de Policía (CEP) y el Sindicato de Comisarios coincidieron ayer al asegurar que la comisión de investigación parlamentaria sobre los atentados perpetrados el 11 de marzo en Madrid está provocando un "daño" en la imagen y el prestigio de la Policía.

Por su parte, la Unión Federal de Policía (UFP) manifestó que "no tiene fe" en los trabajos de la comisión porque sólo confía en la investigación judicial, al tiempo que coincidió con el SUP al responsabilizar a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, que en la fecha de la masacre estaba dirigida por Santiago Cuadro, de los posibles errores en la línea de investigación sobre los atentados.

Tanto la CEP como el SUP y el Sindicato de Comisarios recalcaron que en un primer momento las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado consideraron que ETA había sido la autora de los atentados. No obstante, el SUP señaló que el cambio en la línea de indagación se produjo "varias horas después" de los atentados, mientras que la UFP recalcó que "prácticamente desde el primer momento".