El nuevo grupo de trabajo para la racionalización y la financiación del gasto sanitario catalán estudiará nuevos modelos para obtener más ingresos, como aumentar los impuestos del tabaco y el alcohol e incluso gravar por los accidentes de tráfico, antes que pagar un euro por visita médica.

La comisión de expertos constituida ayer -formada por 14 expertos y su presidente, el doctor Miquel Vilardell, acompañado por el conseller de Economía, Antoni Castells, y por la consellera de Salud, Marina Geli- compareció ante los medios de comunicación y afirmó que, en este momento, la aplicación de un euro por visita médica "no es lo prioritario", además de que podría "romper la equidad del actual sistema".

Por el contrario, aseguró que sí es partidaria de que se "penalice todo lo que conduce a un mayor coste en salud" y puso como ejemplo todas las enfermedades derivadas del consumo de sustancias tóxicas e incluso el gasto que suponen los accidentes de tráfico para el sistema sanitario actual.

Marina Geli apuntó que el sistema debe revisar su financiación para que pueda ser "sostenible", aseguró que el gobierno no ha tomado aún ninguna decisión al respecto y que el ejecutivo catalán no ha propuesto que se pague un euro por visita médica.

"Hace unos días me limité a decir que el gobierno francés ha hecho una propuesta en este sentido y que en toda Europa se ha abierto el debate sobre cómo hacer un buen uso del sistema".

El conseller de Economía y Finanzas de la Generalitat, Antoni Castells, aboga por la posibilidad de introducir excepciones en el pago del euro por cada visita, en el caso de que la medida saliera aprobada. Castells apuntó que es lógico dejar "fuera de la tasa" a determinados grupos, por el nivel de renta o gravedad del tratamiento.

El grupo de trabajo se reunirá cada quince días y está previsto que a finales de septiembre tenga elaboradas las primeras conclusiones, que no serán vinculantes para el gobierno catalán. Se ha fijado el día 30 de enero como fecha límite para presentar los trabajos.