Los dos etarras que fueron detenidos este miércoles en Francia, Julen Eizaguirre Uranga y Angela Aramendi Landa, pretendían entregar unos documentos de identidad españoles falsos a otros miembros de ETA. Estos dos terroristas, que son pareja y tienen una hija de pocos meses que llevaban consigo cuando fueron detenidos, ocupaban un piso en Burdeos que la Policía francesa ya ha localizado. Por otra parte, el miembro de ETA Aitzol Gogorza Otaegui llegó ayer a España entregado temporalmente por las autoridades de Francia, donde cumple una condena de diez años de prisión.

Entre la documentación que llevaban Eizaguirre y Aramendi están seis DNI falsos. Al parecer, los dos terroristas pretendían entregar esos documentos a otros miembros de ETA que, previsiblemente, se estarían preparando para pasar a España y cometer atentados. ETA todavía no ha perpetrado este año ningún atentado mortal.

La detención de ambos se produjo en un control de carretera en Charente-Maritine, al oeste de Francia, cuando se saltaron la barrera policial. Tras una breve persecución, se refugiaron en un bosque y fueron rápidamente cercados por la Policía. En el coche en el que viajaban, un Peugeot 308 con las matrículas dobladas, iba también la hija de los dos terroristas, una niña de pocos meses. La pareja, armada cuando fue detenida, ocupaba un piso en Burdeos que ya ha sido localizado y registrado por parte de la Policía francesa.

Aramendi tiene un largo historial en ETA. Fue miembro de un comando que perpetró varios atentados fallidos a principios de los 90, entre otras acciones con la banda terrorista.