El ceutí Hamed Abderrahman Ahmed, extraditado a España en febrero desde la base militar estadounidense de Guantánamo (Cuba), dijo ayer al abandonar la prisión madrileña de Alcalá Meco tras quedar en libertad bajo fianza: "soy inocente y no soy terrorista".

Así lo manifestó en declaraciones a los periodistas a la puerta de la cárcel el joven ceutí, quien nada más ser puesto en libertad, se fundió en un abrazo con su hermana en presencia de sus dos abogados Marcos García Montes y Javier Nart.

Las primeras palabras de Ahmed fueron de agradecimiento al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por dejarlo en libertad, al tiempo que dijo estar "muy contento de estar de nuevo en España".

Hmido, quien vestía ropa deportiva y llevaba al hombro un petate que le dieron los estadounidense, se mostró en contra del terrorismo por ser, dijo, contrario a los principios islámicos.

Insistió además en que es "totalmente inocente, sólo estuve en el lugar inadecuado en el momento inadecuado", y recordó que cuando se produjeron los atentados del 11-S le detuvieron en Pakistán.