El secretario general del PP, Mariano Rajoy, propuso ayer que sea el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero con quien debata en el pleno del Congreso las conclusiones de la Comisión parlamentaria que investiga el 11-M.

Rajoy apuntó que si el PSOE quiere debatir a fondo sobre el 11-M, que Rodríguez Zapatero lo haga por el PSOE y el mismo por el PP. En la misma línea, afirmó que está dispuesto a comparecer ante la comisión creada para investigar lo ocurrido el pasado 11-M y que Zapatero "sea el que me pregunte".

De su parte, el PSOE acusó ayer al PP de entorpecer los trabajos de la comisión con sus peticiones de comparecencias. Así, el secretario de Organización y Coordinación del PSOE, José Blanco, denunció que los populares tratan de desviar la atención "con anécdotas" para tratar de tapar que es "evidente" que el anterior Ejecutivo popular "ocultaba" información de la que disponía en relación a lo sucedido en los días posteriores a los atentados.

Del mismo lado, el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Diego López Garrido, acusó también ayer al Partido Popular de intentar "introducir ruido" en la comisión con la petición de comparecencia de varios detenidos en relación con los atentados que tienen la condición de confidentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

López Garrido señaló que los populares están utilizando "planteamientos un tanto estrafalarios", al tiempo que aseguró que si deciden retirarse de esta comisión por no conseguir imponer sus criterios en las comparecencias conseguirían "desacreditarse como partido democrático".

Volviendo a las palabras de Rajoy, el secretario del PP añadió que "los dos -refiriéndose a Zapatero- debatiremos en el Pleno y los ciudadanos españoles podrán conocer por boca de los dos líderes de los partidos lo que realmente ha ocurrido, además con eso evitaremos polémicas".

"Yo más no puedo hacer y no veo que haya ninguna razón para que Zapatero no quiera hacerlo", agregó el secretario general del PP quien pidió una explicación sobre la presencia del comisario general de Información en la sede del PSOE.

En la misma comparecencia, Rajoy también abordó el caso del Yakovlev, del que dijo que las responsabilidad "se han asumido" y reiteró que el ex ministro de Defensa, Federico Trillo ya pidió perdón. Ahora no estamos en el Gobierno afirmó, y "da la sensación" de que se "pretende ir detrás de la gente hasta someterle a una especie de humillación en la plaza publica", dijo Rajoy al tiempo que pidió se juzgara la buena o mala fe de las personas.

Próximas comparecencias

Sobre los atentados, el guía canino que dirigió al perro que inspeccionó la furgoneta de Alcalá de Henares, decisiva para determinar la autoría de los atentados del 11 de marzo, reanudará los interrogatorios de la comisión de investigación el próximo miércoles.

La comparecencia de Francisco Javier Alemán Belizón, agente de la Unidad de Guías Caninos de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, deberá aclarar qué encontró en la primera inspección del vehículo detectado por el portero de la finca de Alcalá Luis Garrudo.

CiU y PNV pidieron el testimonio del agente ante la contradicción en los testimonios de Garrudo y del comisario jefe de la Policía de Alcalá, Eduardo Blanco, quien desmintió que se hallaran detonadores y cintas en el examen llevado a cabo por el perro adiestrado.

La segunda comparecencia programada el miércoles será la del jefe del Grupo Local de Policía Científica de Alcalá de Henares, Luis Martín Gómez.