El PSOE está empeñado en demostrar que el Gobierno Aznar no le prestó excesiva atención a los informes de las Fuerzas de Seguridad del riesgo de que el terrorismo islamista actuara en España. En realidad esa es una impresión que tienen muchos ciudadanos, y aún más, también creen que si Aznar no hubiera enviado tropas a Iraq y no se hubiese hecho la foto de las Azores ese riesgo no habría aumentado. De manera que lo que se le empieza a reprochar sutilmente al PP es que fallara al analizar la situación los posibles riesgos que nuestro país corría en aquel momento.

Ojo, pero lo que no podemos perder de vista es la maldad intrínseca de los terroristas. Quiero decir que nada, absolutamente nada, justifica el atentado del 11 de marzo. Pero al margen de esta consideración, y volviendo a los trabajos de la comisión, lo que se aprecia es que sus señorías de la oposición creen que los socialistas quieren arrimar el ascua a su sardina, y se quejan de las múltiples filtraciones que, dicen, salen del Gobierno y, sobre todo, sospechan, de la cúpula de Interior, y van directos a determinados periódicos para ir creando opinión. Opinión de que el PP fue un desastre.

El caso es sus señorías no están contentos, hasta CIU se queja del juego del PSOE, que ya es decir. Hasta ahora lo que se desvela en los trabajos de la comisión es más de lo mismo: informes y más informes de la Policía, Guardia Civil, el CNI, etc., alertando sobre el riesgo del terrorismo islámico. O sea que la comisión gira y gira sobre lo mismo que es lo que parece querer el grupo mayoritario y lo que no pueden o no saben para el resto.

Verán, desde que se puso en marcha está comisión he tenido la impresión, e insisto en lo de impresión, de que no nos vamos a enterar de nada que no se sepa ya, que no hayan desvelado los medios de comunicación. Es más, creo que el PP, a pesar de las patadas que está recibiendo en las espinillas tampoco va a hacer mucho más para ir más allá de lo que se está yendo.Lo que es evidente, y también lo era antes del 11 de marzo, es que el terrorismo ahora se viste de islámico, y hay intereses fuertes de que sea así. Si no hay enemigo hay que inventarlo, y llevamos más de veinte años escuchando a algunos gurús de la política anunciando el "choque de civilizaciones", de manera que nos venían preparando para reconocer de inmediato al enemigo que se había decidido debíamos tener.

Bueno, pues el enemigo ya está ahí, y mata, y no le importa morir matando porque los fanáticos son así. A mí me parece que esta comisión va a dar de sí muy poco, pero al menos debería servir para adoptar medidas políticas contra el terror.