El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, afirmó ayer que va a "evaluar en un futuro cual puede ser el impacto" en las relaciones entre España y Reino Unido de la próxima escala en Gibraltar del submarino nuclear británico HMS Tireless, así como de otros actos "que no parecen amistosos".

"Vamos a evaluar en un futuro cual puede ser el impacto en nuestras relaciones con Gran Bretaña si seguimos viendo por parte de Reino Unido que no se atiende a unas peticiones de un país amigo", dijo Moratinos en rueda de prensa junto a su homólogo húngaro, Laszlo Kovacs.

Sin embargo, rechazó precisar qué iniciativas podría tomar el Ejecutivo de Madrid en respuesta a esta situación, y agregó que "por el momento no hay medidas inmediatas" en relación "con Gran Bretaña o con Gibraltar", sino que habrá que esperar al "final del ejercicio de evaluación".

Moratinos dejó claro que, además de la visita del Tireless en sí, lo que ha molestado al Gobierno es la "falta de atención y el saber escuchar la petición de un país amigo como es España y de atender a sus razones".

Así afirmó que "por azar o por necesidad", en los últimos meses se han producido "una serie de actos y de presencias que no son bienvenidos por parte española", en alusión así a la vista de la princesa Ana de Inglaterra por el tercer centenario de la ocupación británica de Gibraltar. "Desde que somos gobierno se han producido una serie de actos que no nos parecen amistosos en la relación con el Reino Unido", remachó.

Para Moratinos, está claro que "no es fácil llevar a cabo esta relación con Gran Bretaña existiendo todavía el problema de Gibraltar" y a ello se suma que "a pesar de los buenos gestos, de las buenas palabras, se han producido una serie de actos y de presencias que no son bienvenidos por parte española".

Por ello, el Gobierno ha "tomado nota" de lo que considera "una falta de sensibilidad de un país amigo a unas demandas amistosas y constructivas" que el Gobierno ha hecho "en los últimos meses", desde que llegó al poder, para "atender a un problema complejo", en palabras del jefe de la Diplomacia.

Se espera una estancia corta

Moratinos insistió en que el deseo del Gobierno es que el Tireless permanezca en Gibraltar "cuanto menos tiempo posible", y consideró que una estancia de una semana sería ya "larga". Así se lo expresó ayer a su homólogo británico, Jack Straw, quien le aseguró que la estancia será corta y segura. Fuentes de la Embajada británica consultadas por Europa Press cifraron en "días" la duración de la escala del Tireless, que llega hoy al Peñón de Gibraltar.

--

la declaración

Bono critica la

vuelta del "maldito submarino" a Gibraltar

El ministro de Defensa, José Bono, afirmó ayer que le molesta el regreso del "maldito" submarino nuclear británico 'Tireless' a Gibraltar por lo que supone como "referente de soberanía" y por tratarse de un sumergible que no podría atracar en ningún otro puerto español.

En declaraciones a la Cadena SER y Onda Cero, Bono, que dijo considerar a Gibraltar español, aseguró que este problema se resolverá mediante una "acción diplomática" porque el Gobierno que preside Zapatero no se encuentra "en condiciones" de inventarse "otro Perejil".

--

Manifestación

Los funcionarios de prisiones protestan por las acusaciones de maltrato

Unos 150 funcionarios de prisiones, convocados por los sindicatos UGT y CC.OO, se manifestaron ayer desde las 12 del mediodía contra la Conselleria de Justicia de la Generalitat en su sede en Barcelona, en la calle Pau Claris.

Los trabajadores protestaron por las informaciones divulgadas por la Generalitat en las que apuntan que funcionarios maltrataron a internos de la prosión de Quatre Camins, en La Roca del Vallès (Barcelona), tras el motín que se produjo en dicha prisión el pasado 30 de abril. Los funcionarios tambien reclamaron varias mejoras laborales.