Bombers de Palma, al límite

-