Los vehículos eléctricos personales, cada vez más habituales en Palma