Rodajes en Palma, entre el beneficio económico y la protesta vecinal

-
Sol casi todo el año, un patrimonio arquitectónico que inunda sus calles de turistas, megacruceros y rodajes, muchos rodajes. Palma no solo está de moda sino que se ha convertido en un plató para anuncios publicitarios, sesiones fotográficas, reportajes y vídeos, series para televisión, cortometrajes e incluso grandes producciones que, por un lado, suponen unos ingresos para el ayuntamiento y, por otro, provocan el malestar entre los vecinos, que se quejan de las prohibiciones de aparcamiento y ocupación de la vía pública y de que los beneficios económicos no se destinan a los barrios donde tienen lugar las filmaciones.