Viajar es un placer y hacerlo en moto te garantiza una experiencia inolvidable. Si quieres hacer una escapada diferente este verano, te apasionan las curvas y quieres ver paisajes increíbles, sigue leyendo, porque a continuación te contamos cuáles son las carreteras más altas y con más curvas de España.

1. GC-200: la carretera de las 365 curvas, en Gran Canaria

Gran canaria cuenta con uno de los tramos más alucinantes y arriesgados de España. Se trata del tramo de la carretera GC-200 que une Agaete y La Aldea de San Nicolás. Esta espectacular vía cuenta con dos frentes sobre el mar, con acantilados de entre 200 y 900 metros de altura y con un sinfín de curvas con poca visibilidad. Por ello, está previsto que a finales de 2022 se finalice el doble túnel de Faneque, una alternativa al paso por el risco de la GC-200 que en moto seguro que es espectacular.

2. A-1702: la Ruta del Silencio, en Teruel

La Ruta del Silencio o Silent Route se ubica entre las comarcas del Maestrazgo y Andorra – Sierra de Arcos. Esta carretera de 63 kilómetros de longitud es el paraíso para los moteros, puesto que invita al slow driving slow driving. Si optas por recorrer esta vía, descubrirás paisajes preciosos como los Órganos de Montoro, las parameras ejulvinas, el puerto de Cuarto pelado o los Estrechos del Guadalope. Obviamente, también disfrutarás sobre tu moto al máximo, ya que no hay casi tráfico y el trayecto cuenta con muchas curvas.

3. TF-21: la carretera de la Orotava a Granadilla, en Tenerife

Esta carretera de Tenerife comienza en la TF-271 (en Cuesta de la Villa) y finaliza en la TF-28 (en Granadilla), aunque el tramo de la TF-21 es el que mayor variedad de paisajes ofrece. A lo largo de sus 82,9 kilómetros y con una altitud máxima de 2.366 metros, podrás disfrutar de unas vistas increíbles del Parque Nacional del Teide, el Parque Natural de la Corona Forestal o el Monumento Natural de la Montaña Colorada.

Además, esta ruta se introduce por la ladera de Santa Úrsula en el Valle de la Orotava, donde podrás disfrutar del Mirador de Humboldt y contemplar una panorámica espectacular del valle con el Municipio de Los Realejos, el Puerto de la Cruz y la Orotava.

4. MA-2141: la carretera Sa Calobra, en Mallorca

La MA-2141, conocida como la carretera de Sa Calobra, tiene una longitud de solo 14 kilómetros y está considerada como una de las más complicadas de España por su elevado número de curvas cerradas y enlazadas sobre precipicios cortados a pico. Si te gusta la aventura y decides hacer esta ruta, ves con mucho cuidado, puesto que la calzada que desciende hasta la playa de Sa Calobra es bastante estrecha, no tiene línea central, cuenta con pocos quitamiedos y suele tener mucho tráfico de ciclistas.

¡Ojo! Antes de llegar a tu destino te encontrarás con 12 curvas de 180 grados y una de 360 grados conocida como el nudo de la corbata.

5. A-395: la carretera más alta de España, en Sierra Nevada

La carretera que lleva al Pico Veleta, en Sierra Nevada, es la más alta de España y alcanza los 3.300 metros de altura. Por si esto fuera poco, también es la vía asfaltada que alcanza mayor altura de Europa. Esta carretera se puede recorrer sin problemas, aunque los últimos kilómetros que llegan al Pico Veleta únicamente se pueden recorrer si cuentas con un permiso especial concedido por las autoridades del Parque Natural de Sierra Nevada.

6. DP-2205: los acantilados más alucinantes, en Galicia

La carretera DP-2205 rodea los acantilados de Herbeira, en la costa de A Coruña (Galicia) y alcanza los 613 metros sobre el nivel del mar. Esta vía está repleta de rectas y curvas que te llevarán hasta el popular santuario San Andrés de Teixido, conocido también como San Andrés Cabo do Mundo.

7. M-601: la montaña Bola del Mundo, en Madrid

La carretera M-601 que comienza en Collado Villalba y llega hasta el Puerto de Navacerrada, a más de 2.250 metros de altitud, te permitirá disfrutar de las increíbles vistas de la montaña Bola del Mundo o Alto de las Guarramillas, en la Sierra de Guadarrama. Cuando llegues verás en lo alto de la montaña unas torres muy características que se construyeron en 1959 para transmitir TVE en la meseta central. Finalmente, tras el apagón analógico que se produjo en 2010, las torres de la Bola del Mundo solo se usan para transmitir la señal de radio.