Si finalmente se demuestra que el coronavirus se contagia y extiende por aerosoles, es decir, por el aire que respiramos, habrá que empezar a tomar en cuenta también en el sector de la movilidad y el transporte, soluciones como el medidor de aerosoles, aparatos de detección de CO2, la utilización de filtros hepa, o el empelo de la luz ultravioleta en los vehículos.