El objetivo final de un automóvil es servir de medio de transporte para que una persona vaya de un punto ‘A’ a un punto ‘B’ con total independencia. El Honda Jazz puede considerarse el ejemplo ideal de vehículo práctico en ciudad, porque cumple ese objetivo a la perfección, sobre todo en las urbes. Aunque es [...]