Los conductores de vehículos tienen claro cuáles son las sanciones a las que se enfrentan cuando cogen el coche.

El exceso de velocidad, no ponerse el cinturón o circular sin haber pasado la ITV son algunas de las más comunes, sin embargo, hay algunas que pasan desapercibidas.

Una de esas sanciones que pueden llegarnos a casa es no haber notificado a la Dirección General de Tráfico un cambio de domicilio. Los avisos de las multas se envían por correo postal y en caso de no recibirlos a tiempo, se pierde la bonificación de pago temprano.

A esto hay que sumar que los fabricantes de los vehículos a veces envían una carta al domicilio de los propietarios avisando de un problema mecánico o técnico que requiere de una revisión.

La DGT recuerda que se tiene que cambiar la domiciliación fiscal del vehículo en caso de que cambies tu domicilio a otra localidad. Si esto no se notifica, la multa asciende a 80 euros. De hecho, el cambio de lugar de vivienda habitual debe hacerse en un plazo de quince días.

¿Cómo notificar un cambio de domicilio?

Para llevar a cabo el trámite no necesitamos ir de manera presencial a la Oficina de Tráfico. Podemos hacerlo en la app 'miDGT' o por teléfono.

  • Si lo hacemos por Internet, podemos acceder a la sede electrónica de Tráfico, con DNI electrónico o Certificado Digital. Si lo hacemos con Certificado Digital, lo más recomendable es que descarguemos el programa Autofirma o notificarlo mediante el Punto de Acceso General de la Administración con el Certificado Digital, DNI electrónico o Clav@.
  • Si preferimos hacer el trámite de forma presencial en la Jefatura Provincial de Tráfico, tenemos que pedir cita previa llamando al 060 o por Internet. El día de la cita, tenemos que llevar: solicitud oficial impresa y DNI o permiso de conducir.

Claves de la nueva ITV

En 2018 la ITV se renovó por completo, volviéndose mucho más estricta en el control de las emisiones, pero también con algunas ventajas como pasar dos veces el examen en estaciones distintas (en este artículo te mostramos las claves de esa nueva ITV). Se ha añadido el OBD (On Board Diagnostics), un sistema de diagnóstico a bordo en vehículos, con el que se han equipado los centros de la ITV. Este sistema de lectura les habilita para obtener un monitoreo y control completo del motor y otros dispositivos del vehículo. Así, pueden analizar de forma integral y fiable el nivel de emisiones de los vehículos.