Tocar el claxon o la bocina del coche de forma irresponsable está sancionado con multas de hasta 200 euros