11 de junio de 2014
11.06.2014
Diario de Mallorca

Fomentando el algarrobo desde la innovación

11.06.2014 | 10:29
Fomentando el algarrobo desde la innovación

Un cultivo tan arraigado y tradicional como el de los algarrobos encontró hace casi dos años un aliado para mejorar su futuro en el I+D+i. El algarrobo es una muestra de que la vía de la innovación y el desarrollo no tiene que estar reñida con lo ancestral, con el "de toda la vida", sino que, al revés, puede ayudar a revalorizarlo.

En Empresas Innovadoras de la Garrofa (EiG) lo entendieron hace dos años y por eso sus diecinueve miembros decidieron formar la asociación. Desde ese momento han firmado convenios con entidades públicas y privadas, han conseguido que se mida la huella de carbono del algarrobo para que la UE lo considere como producto verde, en concreto, como aditivo natural y sostenible; dos características que, de figurar en las etiquetas, los consumidores tienen cada vez más en cuenta. También se ha convertido en la interlocutora nacional y oficial para tratar temas sobre este cultivo con el Ministerio de Agricultura y siguen avanzando en su proyecto técnico, con el que buscan una variedad de árbol y de fruto "que se adapte mejor a la demanda comercial", explica Joan Tous, su coordinador técnico, "para eso tenemos una serie de campos experimentales cuyo rendimiento vamos estudiando y desde los que pretendemos hacer la transferencia tecnológica", aunque desde luego no abandonan el cultivo tradicional.

Ese mercado del que habla Joan Tous se refiere a la harina, que se utiliza en muchos casos como si fuera un chocolate, pero sobre todo, a la goma de garrofín; "un espesante que se extrae de la semilla del fruto", explica Josep Borràs, presidente de EiG, "y que es uno de los mejores y más naturales espesantes que existen en el mercado. En la Unión Europea se le conoce con el código E-410, y a pesar de tener mercado, sus precios actuales hacen que el cultivo haya perdido mucho terreno, a pesar de su gran potencial".

Para difundir esa idea y esa línea de trabajo han organizado en Algaida unas jornadas con ponencias de expertos en la materia, tanto a nivel nutricional, como económico o ecológico, y una cata de productos elaborados con ese ingrediente y con un gran sabor.

El camino que conjunta la tradición de un cultivo firme y agarrado a la tierra, con el de la investigación y la modernidad, está ya marcado y se recorrer a favor de los algarrobos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!


Lo último Lo más leído